Centro Cultural y Tecnológico Museo del Automovilismo “Juan Manuel Fangio”

Museo Fangio

Mayores $150 / Menores (de 5 a 16 años) $90 / Jubilados $90 valores expresados en pesos ARG.

Visita Virtual Museo Fangio

Bandeja 3  | Bandeja 3  Museo Fangio Visita Virtual

Coraje, constancia y genio conductivo

Chevrolet Cupé 39

Datos Generales

Nro. Inventario: 01
Año: 1939
Marca: Chevrolet Cupé 1939
Descripción: Turismo Carretera
Propiedad de: Museo Juan Manuel Fangio
Condición: Propiedad Museo Fangio
Ubicación: Bandeja 3 Museo Fangio

Chevrolet 1939


Características Técnicas

Año de fabricación: 1939
Tipo de carrocería: cupé
Tipo de Chasis: largueros de acero perfilado en "U" rígido y travesaños
Distancia entre ejes: 2840 mm
Trocha: delantera y trasera 1480 mm
Número de cilindros: 6 en línea
Cilindrada: 3432 cc
Potencia: 90 a 3300 RPM
lvulas: dos por cilindro
Carburador: Rochester GM
Encendido: por distribuidor y bobina
Embrague: monodisco seco
Suspensión: eje rígido, elásticos y doble amortiguador delantera; elásticos y doble amortiguador trasera
Sistema de enfriamiento: por agua
Tanque de combustible: 230 litros detrás de las butacas - Reserva 60 litros
Peso en carreras de distancia: 1700 Kg
Velocidad máxima: 160 Km/h


Chevrolet cupé color negro

Fue corrida por Fangio en el año 1939, en: Gran Premio Argentino de Carreteras; Gran Premio Extraordinario; Mil Millas Argentinas.


El comienzo de Fangio en Turismo Carretera

Gracias a una colecta organizada por sus amigos de Balcarce, Juan Manuel Fangio compra en la Concesionaria General Motors de Balcarce esta cupé negra, con la que se inicia como piloto en Turismo Carretera.


El frustrado Gran Premio Argentino de 1939

Fangio es piloto en el Gran Premio Argentino, que el Automóvil Club ha programado según un recorrido de 7193 km. por rutas de 14 provincias. Héctor Tieri es su acompañante.
Una multitud acompaña la largada de 133 participantes.

La largada se hace de la Avenida Centenario (Figueroa Alcorta) y Monroe de Núñez a las 0 hs del 19 de Octubre luego de dos postergaciones por motivo de una persistente lluvia.
Todo marcha normalmente para Fangio, cuando a la altura de Pergamino baja bruscamente la presión del aceite del motor y se funde un cojinete de biela.

En plena noche cambian la biela que los retrasa totalmente. En la neutralización de Rosario, Tadeo Taddía ocupaba el primer puesto en la ruta con su Chevrolet, muy cerca venía Victorio Orsi con Ford y Osvaldo Permigiani también con Ford. El paisaje desolado por la persistente lluvia que acompaña la carrera se repite en Córdoba, pero en este control la victoria es de José Herrada -de breve campaña- con Ford. El tiempo, 8h. 38' 16". Lo siguen Emilio Bertolini (Chevrolet) y Arturo Kruuse (Plymouth).

Al arribo a la neutralización para el cruce del Paraná en Santa Fe en balsa, Fangio llega en el puesto 108 en la general y 111 en ruta, a tres horas del puntero José Herrada.

Llueve copiosamente y las condiciones de marcha se tornan cada vez mas complicadas por el barro. Enormes lagunas se forman en el camino y muchos pilotos quedan atascados sin poder continuar desde Paraná a Concordia. Oscar Gálvez, es el primero en llegar a Concordia a un promedio de 33,8 Km/h que lo dice todo.

Solo 41 volantes superan los obstáculos Concordia, entre los que está Fangio, que en el último tramo ha superado noventa máquinas, muchas de ellas abandonadas por sus pilotos y acompañantes. En esa ciudad, el ACA suspende el Gran Premio Argentino.


A partir de Córdoba se larga el "Gran Premio Extraordinario".

El Automóvil Club resuelve que los autos sean transportados a Córdoba por tren y desde esa ciudad se lanza el "Extraordinario" para dar continuidad al Gran Premio.
Fangio con este auto logra en 1939, su primer triunfo en una Etapa de la Categoría Turismo Carretera y también por primera vez logra encabezar la Clasificación General.


Fangio nos contaba:

"Había venido a trabajar con nosotros un muchacho, Héctor Tieri, que era mecánico de la Ford que fue elegido como acompañante. No le gustaba para nada el Chevrolet y desde que habíamos empezado a preparar el auto lo único que le escuchaba era: "¡esta porquería!",... "¡si hubiéramos tenido un Ford!"... Un día me cansó y le dije: -Bueno, viejo, nosotros vamos sobre un Chevrolet y somos corredores contra Ford, así que acá no se habla más de Ford. Una cosa es ganar con Ford y otra cosa es ganar con Chevrolet. Nosotros vamos a ganar con un Chevrolet".

Cuando Fangio dio este sermón ya habían pasado por la prueba de fidelidad de Pergamino, cuando fundieron un cojinete de biela.

El "Gran Premio Extraordinario" se larga una semana más tarde, desde la ciudad de Córdoba a Santiago del Estero, ciudad desde la que se continuaría con el itinerario previsto. Fangio fue uno de los primeros en bajar su máquina de los vagones del ferrocarril y salió con urgencia hacia la concesionaria General Motors para reparar.

-Trabajé bien hasta que llegó gente del equipo. Cuando ingresaron al taller los coches oficiales, me sacaron las herramientas y me retiraron la gente que me había estado ayudando a sacar el motor. No fue eso lo peor. Uno de General Motors, que seguía la carrera desde el avión, porfiaba que mi cigüeñal, que estaba rayado, que no tenía arreglo y debía cambiarlo por uno nuevo... Pero ellos no me lo facilitaban, sino que tenía que comprarlo. Terminamos discutiendo porque me dijo que si yo seguía corriendo en esas condiciones, iba a ser una mala propaganda para la marca....

Al rato estábamos en el taller de Stabio con el block motor y con el cigüeñal. El me rectificó la parte trasera del cigüeñal, que tenía una ranura en contra para que no dejara salir el aceite. Pero eso no era suficiente cuando se exigía el motor, porque los gases tiraban el aceite y también entraba el agua. Nos hicimos un medio cojinete de bronce, que calzaba en el mismo cojinete de bancada, y en el espesor que quedaba pusimos un pedazo de ala de sombrero como fieltro. Además, con la piedra comimos la mitad de la cabeza de los tornillos del cigüeñal para que tocasen en la modificación del cojinete. ... Después, mientras ajustábamos los últimos detalles del taller de Ramaciotti, la mamá de este hombre escribió en mi puerta: ‘La mamá que le cebaba mate le desea felicidad'.

En la reanudación del Gran Premio desde Córdoba, ya la etapa a Santiago del Estero marcaría un buen camino. a pesar del motor un poquitito duro, es octavo y mejor Chevrolet. Los Ford seguían mostrando el camino...
.
-Me acuerdo que estaba Corner (seudónimo de Manuel Sojit) transmitiendo desde el palco de la radio la llegada de esa etapa. Entonces siento que nombra a "Fangio". Yo me arrimé dos o tres veces y no me daba bolilla. Entonces me animé y le dije: -Yo soy Fangio...

-¡Ah, sos vos, pibe! Vení, acercáte, te estaba buscando para que hables por radio.

-En la etapa siguiente, de Santiago del Estero a Jujuy, mejoré el desempeño. Recuerdo que a la tarde, después de habernos bañado y comido, un muchacho de Mar del Plata se acerca y me dice:
-¡Juan, estás tercero!
-Vos estás loco- le respondí.
-¡Te digo que estás tercero!... ¡Está ahí, en la pizarra del diario!
-Bueno, vamos a verlo... ¡Si estoy tercero pago el "Old George" para todos! - No sé por qué se me ocurrió decir eso. Fuimos a ver la pizarra, estaba tercero y tuve que pagar la vuelta como para diez. Me sentía más que contento. Sólo dos Ford delante de mí. Entonado con la copa, volví al hotel. Allí me encuentro con el directivo de la marca que iba en el avión, con el que me quería hacer abandonar en Córdoba... Ni se acordaba de la discusión. Mientras con la mano me hacía el gesto que me detuviera un instante, me preguntó:
-¿Cómo está? ¿Tiene todo?
-No necesito nada, sólo que no ando bien de gomas...
-No se preocupe. Usted, a partir de ahora, no paga nada. Firma, nada más. ¿Cuántas gomas necesita?
-Dos gomas....Me tomó tan de sorpresa todo que no me animé a pedirle las cuatro; así que en la etapa siguiente salí con dos gomas nuevas en el tren trasero.

Tadeo Taddia, Pedro Yarza, Julio Pérez, Eleuterio Donzino, los pilotos oficiales Chevrolet, no alcanzan los puestos de punta. Los pensamientos del Fangio se mezclan con su alegría. Todo está cambiando. Ya empiezan a conocerlo, y le pagan los gastos para que siga en carrera. De Jujuy a Catamarca se afianza aún más. Segundo en la etapa, a un minuto de Musso y segundo en la general. Desde esa situación se le ocurrió preguntarse: "¿Y ahora, que vengo con todo pago, por qué no salir a ganar la próxima etapa?"

Musso larga delante de él. Desde Catamarca a La Rioja no se sacan una décima de segundo y empatan por tiempo neto. Por Nonogasta, Fangio ya lo ha quebrado, le lleva cuatro minutos. Por Guandacol, luego de atravesar los guadales, ¡diez minutos! Fangio supera a los rivales. En San Juan final de la cuarta etapa del Gran Premio Extraordinario de 1939 es primero en la Clasificación General.


El primer dinero por ganar una Etapa

-¡Mirá que sonrisa tengo en esta foto de El Gráfico, es por el primer dinero que recibí por ganar una Etapa ¡doscientos pesos!
Fue al llegar a San Juan,. Se lo ve muy joven a Fangio, con sus 28 años, cabello rubio bien peinado, mameluco blanco.
-Usábamos mameluco para todo; para trabajar y para pasear. Era la única ropa que llevábamos a las carreras.
-¡Mirá qué caminos! Esto fue antes de llegar a San Juan, entre Huaco y Guandacol. La alta capa de tierra suelta era como talco. Los autos se encajaban en seco y quedaban ocupando toda la huella. En una parte me salí del camino y empecé a cortar a campo traviesa, entre piquillines. Al rato me empecé a asustar porque no veía la ruta, pero volví a cruzarme con la huella! Habíamos estando andando durante dos horas en primera... El calor era inaguantable. Bajando la Cuesta de Miranda, cuando llegamos al río, paramos la cupé en medio del vado, Tieri y yo salimos cada uno por su puerta, y nos metimos al agua.
-Al otro día salimos de San Juan y yo iba en la punta. Cuando llegué a Mendoza iba primero en la 5º Etapa y seguía al frente en la Clasificación General, hasta que nos topamos con la curva (en "ese") de Palmira y no la puede encarar bien, golpee el auto, perdiendo toda mi chance. Se rompieron los soportes de los elásticos traseros, el coche se cayó, se torció un poco la cañonera y se rompió una rueda.
Luego, el accidente de Palmira y su llegada a San Luis en el puesto 44º -sólo quedaban 47 autos de los 123 partidos desde Córdoba. Su caída es el ascenso de Oscar Gálvez, quien finalmente ganará el Gran Premio Extraordinario. Fangio saldrá séptimo en la etapa a Bahía Blanca y cuarto en el tramo final, hasta La Plata. Su quinto puesto en la Clasificación General le vale ganar dos mil pesos por su actuación a lo largo de toda la competencia.
-En Balcarce me recibieron como si hubiese sido el ganador. Se sentían más que pagados con aquel triunfo de la cuarta etapa y el quinto puestos en la general. Eso mi tranquilizó.

Una fantástica lucha de hombres y máquinas estaba alboreando. El país se iría dividiendo: Fangio-Gálvez o Gálvez-Fangio; Chevrolet-Ford o Ford-Chevrolet.


Adjuntos

Volver a la Bandeja

Descripción

DEDICADA A JUAN MANUEL FANGIO EN LA ETAPA 1937 - 1949

Fangio era un gran observador de las características salientes de sus grandes rivales. Analizaba cómo llevaban el auto, el manejo de la caja de cambios, las trayectorias elegidas para las curvas, o sea todo lo que marcaba cada estilo de conducción. Realizado este aprendizaje, planeaba su estrategia: "...Nunca fui un corredor espectacular. He tratado siempre de cuidar el auto llevándolo hasta sus máximas posibilidades. Las carreras se ganan lo mismo por una fracción de segundo o por un minuto...", solía comentar.

Cuando había que conducir al límite, aparecía su virtuosismo conductivo y su arrojo.

Por no claudicar en la adversidad, admiraba a Ricardo Risatti. Lo veía superar los contratiempos en la ruta y continuar luchando en las peores condiciones para llegar a la meta.

Fangio dio muestras de poder soportar mejor que sus rivales la dureza de un esfuerzo prolongado.

Sus carreras en TC lo obligaron a recorrer distancias de miles de kilómetros, transitando por caminos de tierra, guadales, o de montaña, que fueron modelando en él una aptitud para resistir los esfuerzos mas duros. Su ritmo constante de principio a fin, a veces no podía ser imitado por sus rivales que perdían concentración y agotaban su resistencia.

Las rutas con barro o asfalto y los circuitos con pista mojada o seca, le fueron otorgando una capacidad sobresaliente para "sentir" el auto que conducía.

"...Los autos de carrera no son para mi, un conjunto de piezas mecánicas. Hasta me ha parecido que tienen alma, que tienen vida. Saben responderte si se los trata bien....

Yo a veces hasta les hablaba..." decía el campeón.

Visita Virtual

Museo Fangio

Planta Baja
Hall Central
Mercedes-Benz
El joven de Balcarce conquista los corazones del mundo
Juan Manuel Bordeu
El Chuequito
Shopping
Café "Flecha de Plata"
Bandeja 1
Hombres y máquinas, la pasión del TC
Bandeja 2
El viejo taller
Mercedes-Benz
Bandeja 3
Coraje, constancia y genio conductivo
Etapa Sport de Juan Manuel Fangio
Bandeja 4
La epopeya sudamericana
Bandeja 5
Amigo, ídolo y maestro de todos
Bandeja 6
Nuevos campeones
Bandeja 7
Con velocidad máxima a la cumbre mundial
Bandeja 8
La legendaria Flecha de Plata
La Oficina de Fangio en Buenos Aires

Multiespacio Fangio

Planta Baja
Fangio Sport Café
Shopping
Nivel 1
Desde el '28
Nivel 2
Desde el '67
Nivel 3
Clásicos e históricos
Nivel 4
Fangio Club
Dardo Rocha (18) esq. Mitre (17)
Tel/fax +54-2266-425540 - CP 7620
Balcarce - Buenos Aires - Argentina
www.balcarce.gov.ar Juan Manuel Fangio

HORARIO

Abierto de de lunes a viernes de 10.00 a 17.00 hs. - Fines de semana y feriados de 10.00 a 18.00.
Marzo de 10.00 a 18.00

Valor de las entradas:

  • Mayores $150
  • Menores (de 5 a 16 años) $90
  • Jubilados $90
* valores expresados en pesos ARG.

Producido Por Fundación Fangio Desarrollado por Osmosis