Autos

FIA FORMULA 1

Five times world champion

Sudamericana y Mundial

Alfa Romeo 6C 3000

Compartir en

Características técnicas

Motor: 6 cilindros en línea
Distribución: doble árbol a la cabeza - doble válvula por cioindro
Enfriamiento: por agua circulación forzada
Alimentación: 6 carburadores de un cuerpo horizontales
Cigüeñal: 7 bancadas
Diámetro x Carrera: 87 x 98 mm
Cilindrada: 3496 cc
Relación de compresión: 8,2 : 1
Potencia máxima: 245 - 280 CV a 6500 RPM
Caja de cambios: 5 marchas y retroceso
Embrague: en seco a disco múltiple
Diferencial: autoblocante
Suspensión delantera: cuadrilátero - resorte helicoidal - barra antirrollido
Suspensión trasera: sistema rígido De Dion convergente en un punto y paralelogramo de Watt - barra antirrollido
Frenos: a tambores - traseros centrales - llantas Rudge
Carrocería Tipo: Cupé de doble asiento, Spider doble asiento
Chasis: Tubular
Distancia entre ejes: 2,25 m
Trocha delantera y trasera: 1,31 m
Peso sin líquidos: 930 - 960 Kg.
Tanque de combustible: 110 ó 200 lts.


El Alfa Romeo 6C 3000 CM fue construido para lograr la victoria en la tradicional Mille Miglia de 1953 frente a Ferrari y Lancia. No alcanzó su objetivo, pero logró despedirse con una victoria en un Gran Premio no oficial.

Juan Manuel Fangio disputó cuatro competencias con el Alfa Romeo 6C 3000 CM, en las que utilizó dos configuraciones de este auto. En las primeras tres pruebas (Mille Miglia, 24 Horas de Le Mans y 24 Horas de Spa Francorchamps) utilizó la versión Berlinetta, con carrocería Colli. Producto de un choque en el circuito belga, el auto fue posteriormente reconstruido como versión Spyder por Colli y reformado por Zagato. Esta última versión, pero con otro chasis, le dio el triunfo a Fangio en el Gran Premio no oficial Supercortemaggiore.

El diseño del 6C 3000 CM (cuya abreviatura es Competizione Magiorata) fue inspirado en un proyecto de 1949 como reemplazo de la 6C 2500 CM que Fangio corrió en la Mille Miglia de 1950, pero que finalmente fue pospuesto por los altos costos. Recién en 1952 se retomó la construcción de esta máquina, con el fin de crear un coche competitivo para disputar la Mille Miglia en 1953 frente a las Ferrari 4100 y los Lancia D20. Para una mejor performance, la cilindrada del Alfa Romeo fue llevada de 3000 a 3495cc, con la que Fangio logró la segunda posición detrás de Giannino Marzotto. 

En sus tres primeras carreras, apenas en su debut consiguió un resultado alentador, aun con el auto a punto de abandonar por el chasis roto. En las demás, su participación mostró una evidente falta de confiabilidad. La cuarta participación, ya en versión Spyder y con la aplicación de frenos a disco, obedeció a una urgencia de resultados. Esta última sería en la que Alfa Romeo cumpliría el objetivo, y también la última carrera que Fangio haría con esta escudería italiana.

ANSIADO RETORNO A

La presentación de Fangio en la Mille Miglia de 1953 significó el retorno del argentino a las competencias europeas después de su grave accidente en Monza, en una carrera sin puntos de junio de 1952.

En aquella oportunidad, había llegado al circuito italiano visiblemente cansado, luego de haber viajado sin descanso tras haber disputado una competencia en Irlanda. Ducha mediante y luego de tomar unas aspirinas, se dispuso a largar con una Maserati. Dos vueltas después se despistó, provocándole una conmoción cerebral y lesiones en las vértebras cervicales.

Sobre el incidente, Fangio recordaba:“...Cuando tuve el accidente en Monza, en el ´52, no tuve tiempo de sentir miedo por lo rápido que sucedió todo y me di cuenta lo fácil que es morir... En realidad, siempre llevé a la muerte como acompañante".

Juan Manuel Fangio debutó con el Alfa Romeo 6C 3000 CM en una de sus carreras favoritas, la Mille Miglia (Mil Millas Italianas), disputada el 26 de abril de 1953. Si bien fue una competencia que llegó a liderar, se tuvo que conformar con el segundo lugar debido a problemas mecánicos que lo aquejaron casi al final de la prueba.

Esta edición superó los 1500 kilómetros entre Brescia-Roma-Brescia a través de caminos vecinales o ruteros. Y en su parque automotor contó con la presencia de fábricas extranjeras, como Jaguar, Aston Martin o Gordini, aunque lejos de la punta o en clases menores, por lo que la lucha por la victoria fue una constante entre las locales Ferrari, Lancia y Alfa Romeo. En esta última, el alemán Karl Kling y el local Consalvo Sanesi serían los compañeros de Fangio.

En la vereda de enfrente, tanto Ferrari como Lancia eran un muestrario de talento italiano, con nombres ilustres que también descollaron en Fórmula 1. El Cavallino alistó para la carrera cinco modelos 340 de 4100cc para Luigi Villoresi, Nino Farina, Eugenio Castellotti, Giannino Marzotto y para el estadounidense Tom Cole; y Lancia, por su parte, puso en pista cuatro D20 V6 de 2962cc para Piero Taruffi, Felice Bonetto, Umberto Maglioli y Clemente Biondetti, este último máximo ganador de la Mille Miglia con cuatro conquistas.

El día de la largada, que se hacía individualmente y con intervalos de un minuto, Fangio tuvo que salir a las 6:02 junto a su acompañante Giulio Sala, y tras los primeros puestos de control se ubicó en el sexto lugar. Su compañero Sanesi picó en punta, seguido por el Lancia de Taruffi y la Ferrari de Farina con un promedio de 174 km/h. Al llegar a Ravenna, luego de completar los primeros 250 kilómetros de carrera, Farina se convertiría en segundo a dos minutos de Sanesi. Taruffi, por su parte, sería uno de los que abandonaría durante esa primera parte junto a Villoresi y Stirling Moss, quien corría con un Jaguar.

Entre Pescara y L´Aquila, unos cien kilómetros a orillas del Mar Adriático, la carrera tomó otro rumbo. El incesante ritmo de Sanesi le terminó pasando factura a su auto, mientras que Farina sufrió un despiste sin consecuencias. El liderazgo pasó a manos de Kling, quien llegó puntero a Roma a 155 km/h de promedio y con Fangio como escolta a dos minutos para completar la primera mitad de la prueba.

Para la vuelta hacia Brescia, por una ruta cercana a las costas del Mar Tirreno, Fangio se encontraría con la punta debido al abandono de su compañero Karl Kling. Al llegar a Siena, el Chueco pasaría como líder a 145 km/h de promedio y con Marzotto dos minutos después. El ritmo parecía inalterable hasta el final de la competencia, pero en la mitad del retorno, entre Florencia y Bolonia, el Alfa Romeo del argentino empezó a flaquear.

El detonante de la pérdida de rendimiento de su Alfa Romeo 6C 3000 CM fue una fisura en el chasis, que le provocaba severos problemas a Fangio cuando tenía que doblar a la izquierda. Con el correr de los minutos la situación empeoró, hasta que al llegar a Bolonia fue superado por Marzotto. Durante un reabastecimiento, el argentino trató de resolver el problema, pero la única solución posible era soldarlo y no estaba dentro de sus posibilidades.

En el tramo final, el Chueco corrió con mucho cuidado al tener un auto inmanejable, mientras se iba incrementando la diferencia con el líder. Ya entrando a Brescia, sufrió un despiste por las dificultades para doblar y se incrustó contra unos fardos de pasto, aunque logró retomar la marcha. Así, con mucho dramatismo y con el último aliento, el Chueco consiguió terminar segundo en la Mille Miglia, a once minutos de Marzotto. Dos años después, volvería a acariciar la victoria cuando debutó en la pista con el Mercedes 300 SLR.

“Venía muy bien con el Alfa Romeo, pero cerca de Bolonia se fisuró el chasis, justo al lado de la fijación de la caja de dirección. El problema se presentó sobre una de las ruedas y se convirtió en un calvario. En momentos de frenado temíamos que se saliera una rueda. Pero llegamos”. Juan Manuel Fangio.

 “El Alfa tenía un andar perfecto, y como todas las máquinas de mayor cilindrada, largábamos con números altos de muy atrás. Pasamos autos por rutas peligrosas en forma permanente”. Juan Manuel Fangio

CASI COMPAÑERO

Giulio Sala, mecánico de Alfa Romeo y amigo de Fangio, también estuvo a punto de acompañarlo en la edición de la Mille Miglia de 1955, pero a último momento el Chueco decidió correr solo.

Producto de un grave accidente en la edición de 1957, cuando un despiste del español Alfonso de Portago acabó con su muerte y la de diez espectadores, la Mille Miglia se suspendió definitivamente

Las restantes tres competencias del Alfa Romeo 6C 3000 CM resultaron en dos abandonos y una victoria de Fangio en una carrera no oficial. Fue también la despedida del Chueco de la fábrica que le dio su primer título en Fórmula 1.

Un abandono prematuro - 24 Horas de Le Mans, 1953

Juan Manuel Fangio encaró su tercera participación en las 24 Horas de Le Mans formando una dupla netamente argentina, junto a Onofre Marimón. Esta prueba, disputada el 13 de junio de 1953, también fue la segunda de las cuatro carreras en las que el Chueco participó con el Alfa Romeo 6C 3000 CM, y resultaría en su primer abandono con esta máquina.

Al igual que en la Mille Miglia, Consalvo Sanesi y Karl Kling fueron los compañeros de equipo de Fangio, aunque esta vez en dupla con Piero Carini y Fritz Riess respectivamente. En la pista, el equipo del Quadrifoglio verde estaba un paso atrás de Ferrari y Jaguar, que empezaron liderando la competencia y se repartirían los primeros cuatro lugares. Al cabo de las primeras doce vueltas, con Stirling Moss como líder a bordo de un Jaguar C-Type, recién en el quinto puesto aparecería el primer Alfa Romeo, y con Fangio en el sexto lugar.

En el giro 22, Fangio rompió un pistón y debió abandonar, aún con Marimón sin haberse podido subir al auto. Antes de la mitad de la carrera también abandonarían Kling (avería en la caja de cambios) y Sanesi (puente trasero roto), concluyendo una participación para el olvido. Con una actuación espectacular, Jaguar se adjudicaría la carrera con un doblete, con la victoria de Tony Rolt-Duncan Hamilton y Moss-Peter Walker como escoltas.

Lluvia y complicaciones - 24 Horas de Spa Francorchamps, 1953

La aventura de Alfa Romeo por la primera temporada del Mundial de Resistencia llevaría a Juan Manuel Fangio a disputar las 24 Horas de Spa Francorchamps, el 24 de julio de 1953. Esta competencia también terminaría en un abandono por parte del Chueco, aunque provocado por un despiste de su compañero Consalvo Sanesi.

Esta carrera sería la única que disputaría el Mundial de Resistencia en Spa Francorchamps bajo el formato de 24 horas, y la categoría recién volvería en 1963 bajo el formato de los 1000 kilómetros. Por aquellos años, este circuito belga contaba con 14 kilómetros y con varios sectores que hoy son recuerdo, como la recta y la chicana de Masta, y recién en 1978 sería reformado con la configuración actual de siete kilómetros. 

Para esta carrera, el equipo solo competiría en la clase principal con el auto de Fangio, aunque también disputaría la clase menor con un Alfa Romeo 1900 con la dupla compuesta por el belga Max Thirion y el italiano Mario Damonte. Estos pilotos abandonarían por problemas eléctricos.

El trámite de la carrera para Fangio fue positivo, y cedió su auto a Sanesi en la cuarta posición detrás de las Ferrari. Mientras el italiano estaba en la conducción, se desató una insistente lluvia que le provocó un despiste y su posterior abandono. Farina-Hawthorn, con Ferrari, se llevaron la victoria.

Una despedida con nostalgia - Gran Premio Supercortemaggiore, 1953

La única victoria de Juan Manuel Fangio con el Alfa Romeo 6C 3000 CM fue en el Gran Premio Supercortemaggiore, una carrera no oficial disputada en un circuito semipermanente de la ciudad de Merano, ubicada en el norte de Italia en las proximidades de la frontera con Austria. 

Esta prueba fue auspiciada por la petrolera italiana Agip y Supercortemaggiore era el nombre comercial de uno de sus combustibles. Sin la presencia oficial de Ferrari, Alfa Romeo debió luchar por la victoria frente a Lancia, Maserati y Osca, esta última propiedad de los antiguos dueños de Maserati.   

La competencia fue un duelo permanente entre Fangio y los Lancia oficiales, piloteados por Felice Bonetto, Piero Taruffi, Eugenio Castellotti y Roberto Marzon. El argentino logró batirlos en pruebas de clasificación y picó en punta en carrera. La corta duración de la carrera, de 15 vueltas en un trazado de 18 kilómetros, que se completaron en poco más de dos horas, fue un punto a favor para el Alfa Romeo de Fangio, que a pesar de ser rápido, tenía poca confiabilidad en carreras de larga duración. 

Con la victoria, ayudada por los sucesivos abandonos de los Lancia, Fangio puso un punto final para una fructífera relación con Alfa Romeo, que tuvo como punto más alto su primer título en Fórmula 1.

6C 3000 CM vs Disco Volante

El Alfa Romeo 6C 3000 CM que corrió Juan Manuel Fangio es generalmente confundido con el Alfa Romeo Disco Volante, por haber sido lanzado por la misma época y por una cierta similitud estética.

A diferencia del 6C 3000 CM, que tuvo como origen a una berlina potente, el Disco Volante se desarrolló con la base del Alfa Romeo 1900 con un motor dos litros de cuatro cilindros. Aunque también llegó a tener una versión de tres litros y cuatro cilindros como el 6C 3000 CM, el Disco Volante nunca participó de competencias de envergadura.

Además de estas diferencias, ambos autos marcaron distintas épocas. Por un lado, 6C es una denominación que estuvo vigente desde 1927 hasta 1954, mientras que una nueva generación del Disco Volante se vendió a pedido en 2016.


 

Campaña

Horarios del Museo

  • 10 A 17 HS

    De lunes a viernes

  • 10 A 18 HS

    Fines de semana y feriados

  • 10 A 19 HS

    Enero y Febrero

museo juan manuel fangio

Dardo Rocha (18) esq. Mitre (17)
Tel/fax +54-2266-425540 - CP 7620
Balcarce - Buenos Aires - Argentina

archivo@museofangio.com

Valor entradas

  • $ 340

    Mayores

  • $ 200

    Menores

  • $ 200

    Jubilados

  • $ 250

    Especial Convenios

  • $ 100

    Audio Guía

Contactános